La inteligencia artificial es algo sobre lo que se lleva muchos años hablando. Hollywood nos ha mostrado en repetidas ocasiones un futuro apocalíptico donde la inteligencia artificial es nuestro verdugo, el científico y escritor Isaac Asimov escribió las 3 leyes de la robótica (o 4 si contamos la ley cero), y recientemente un gran número de expertos entre los que destacan Stephen Hawking, Elon Musk, y Steve Wozniak nos avisan de los peligros que puede suponer la inteligencia artificial en ciertas situaciones, pero… ¿debemos alertarnos por esto?

¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial consiste en dotar a un programa informático de las capacidades propias de la inteligencia humana, como la capacidad de autoaprendizaje, analizar situaciones, o resolver problemas.

¿La inteligencia artificial es una amenaza en el entorno laboral?

Hay muchas personas que temen que este tipo de tecnología nos pueda robar el empleo y se reduzcan los puestos de trabajo disponibles, pero la realidad es que, igual que siempre ocurre cuando nacen nuevas tecnologías, es posible que algunos puestos de trabajo queden obsoletos y terminen desapareciendo, pero también se crean muchos puestos de trabajo nuevos que antes no existían. La inteligencia artificial nos puede permitir eliminar tareas repetitivas como puede ser el análisis de los datos para permitirnos que nos centremos en tareas que requieren un toque humano para ser realizadas.

La inteligencia artificial no es una amenaza ni va a reemplazar a la inteligencia humana, sino que se puede convertir en un suplemento para ésta, expandir nuestras capacidades, y hacer mucho mejor nuestro trabajo.

¿Se está utilizando la inteligencia artificial en el marketing?

Aunque a la inteligencia artificial todavía le queda mucho camino por recorrer, ésta ya se está utilizando en algunas empresas en combinación con el Big Data (grandes bases de datos), ya que la combinación de ambos hace viable procesar grandes cantidades de datos complejos. A continuación veremos algunos ejemplos:

  • Google Adwords: En la publicidad de Google existe una variante llamada “anuncios dinámicos de búsqueda” con la que Google te genera de forma automática los anuncios y las palabras clave a partir del contenido de la página de destino.
  • Twitter ads: Esta empresa crea los anuncios de sus clientes automáticamente combinando las variantes que se introduzcan (vídeos, imágenes y textos), logrando crear un gran número de anuncios. A partir de esto asigna de forma automática diferentes segmentaciones y empieza a publicar los anuncios haciendo un seguimiento de los resultados en tiempo real y descartando los anuncios menos efectivos, de forma que el sistema está continuamente aprendiendo, y logra centrar el presupuesto exclusivamente en lo que funciona de verdad.
  • Facebook: Su sistema analiza cuáles son las publicaciones que más pueden interesar al usuario y las coloca en un lugar destacado de su página de inicio.
  • UPS: Esta empresa utiliza un algoritmo llamado ORION que les ayuda en la distribución de los paquetes logrando un ahorro de millones en las rutas de envío.
  • Epagogix: Esta empresa puede analizar los guiones de las películas para predecir cuanto recaudarán en taquilla, e incluso ofrecer recomendaciones para hacerlas más comerciales como cambios en líneas argumentales, personajes, actores, etc.
  • Netflix: Su sistema utiliza algoritmos para sugerir contenidos y crear programas basados en las preferencias de sus suscriptores y en sus hábitos de consumo, logrando que el 75% del contenido consumido proceda de alguna recomendación.

¿Cómo puede cambiar el marketing en los próximos años gracias a la inteligencia artificial?

Hemos visto algunos ejemplos donde ya se está utilizando la inteligencia artificial en el marketing, pero todavía queda un largo camino durante el cual puede mejorar muchísimo más. A continuación veremos algunos de los cambios que se podrán existir en el marketing dentro de algunos años gracias a la Inteligencia Artificial:

  • Conocimiento del cliente: Esto es lo más importante, ya que es lo que puede dar paso al resto de posibilidades. Ofrecer a los clientes únicamente los productos que encajan con sus preferencias, y determinar que argumentos de venta pueden funcionar mejor con cada cliente.
  • Segmentación de clientes: Gracias a la inteligencia artificial se hace viable procesar una gran cantidad de datos de los clientes y conocerlos mucho mejor, evitando con esto encasillar a los consumidores en amplios perfiles, y logrando segmentarlos en base a su comportamiento real y no en base a un perfil con datos básicos. Esto nos podría ayudar a comunicarnos de forma más eficaz con los clientes y clientes potenciales, así como a eliminar los aspectos más impersonales de la comunicación con estos.
  • Diseño del producto: Un mejor conocimiento de cada cliente puede proporcionar la oportunidad de generar variaciones de los productos para lograr una mayor personalización y ofrecer un producto perfecto adaptado a cada cliente. Incluso se podría diseñar los productos en base la identificación de tendencias y crear los productos que quieren los clientes antes de que estos sepan que lo quieren, logrando una mayor innovación en los productos con un gran porcentaje de acierto.
  • Reconocimiento de emociones: Lograr reconocer las emociones de cada cliente en cada momento puede resultar de gran utilidad para las marcas, ya que se podrían aprovechar sus emociones para ofrecer en cada momento un producto que le pueda satisfacer dicha emoción.
  • Personalización de promociones: Gracias a la segmentación indicada antes y a la identificación de las razones que motivan la compra por parte de los clientes se podría determinar en que momento o lugar puede atraer a un cliente una oferta determinada o cuando será más eficaz. Por ejemplo, si se sabe que compras agua cada 2 semanas, cuando haya pasado una semana y 5 días se la empresa podría enviar una oferta para que el cliente vuelva a comprar a esa empresa y no se vaya a otra empresa, sólo que en lugar de tratarse de un producto concreto se podrían cruzar muchos más datos de distintos productos para hacer esto a una escala mucho mayor.
  • Recomendaciones inteligentes en la publicación de contenidos: De la misma forma que hemos visto que Epagogix hace recomendaciones para aumentar el éxito de una película, la Inteligencia Artificial también podría en un futuro analizar los contenidos publicados por la empresas, identificar tendencias, y proporcionar recomendaciones sobre las publicaciones o incluso proponer las temáticas que más éxito pueden tener en un momento determinado.
  • Predicción de resultados de campañas: Mediante el procesamiento de la gran cantidad de datos que existen sobre el mercado, la Inteligencia Artificial debería ser capaz de predecir las probabilidades de éxito de una determinada campaña que quiera realizar una empresa con una gran exactitud, ahorrando con esto grandes cantidades de dinero a las empresas.
  • Atención al cliente: No creo que sea viable que un sistema informático atienda íntegramente a un cliente a no ser que logre pasar el Test de Turing (en tal caso el cliente no sería capaz de darse cuenta de que está hablando con una máquina), pero si que es viable que un sistema informático con Inteligencia Artificial apoye a la persona que está atendiendo al cliente para procesar una cantidad de datos mayor de forma eficaz, y proporcionar mejores soluciones y más rápidas al cliente.

Estas son algunas de las posibilidades que nos depara el futuro de la Inteligencia Artificial aplicada al marketing, pero las opciones son mucho mejores ya que si realmente conseguimos gestionar de la forma adecuada los sistemas complejos de información los resultados pueden ser inimaginables y altamente beneficiosos (tanto para el vendedor cómo para el consumidor), aunque el verdadero reto no es el avance de la Inteligencia Artificial, es lograr que esta tecnología llegue a estar al alcance de las PYMES.

[optin-cat id=”490″]